Perfil Genético

ANÁLISIS DIAGNÓSTICO ONLINE

Genética

El perfil genético

La ET es un trastorno autosómico dominante, en el que se incluyen casos con mutaciones tanto hereditarias como esporádicas. Aproximadamente dos tercios de los casos de ET son esporádicos1, sin que existan antecedentes familiares previos2,3. Dicho esto, es importante que los pacientes conozcan el valor del análisis genético y el impacto que tendrá sobre sus familias.

Los principales implicados: TSC1 y TSC2

La ET está causada por mutaciones en los genes que codifican 2 proteínas – TSC1 (hamartina) y TSC2 (tuberina) – genes que ayudan a regular la proliferación celular. Mediante un proceso de cribado sistemático, se pueden detectar mutaciones hasta en el 85% de los pacientes con ET4. Numerosos estudios han puesto de manifiesto que los genes TSC1 y TSC2 presentan una amplia variedad de mutaciones5. Sin embargo, aunque TSC1 y TSC2 tienen funciones similares, el gen TSC2 desempeña una función más importante en la regulación de la diferenciación celular 6.

TSC1 y TSC2: diferencias notables

TSC1 (hamartina) TSC2 (tuberina)
La identificación de mutaciones en el gen TSC1 parece ser el doble de probable en casos hereditarios que en esporádicos5 La frecuencia de las mutaciones en TSC2 es sistemáticamente superior a las producidas en TSC15
Las mutaciones en TSC1 únicamente se identifican en en el 10%-30% de los pacientes5 Las mutaciones en TSC2 se asocian a una forma más severa de la enfermedad, en comparación con las mutaciones en TSC15,7
  Los pacientes con anomalías en TSC2 son más propensos a tener un mayor número de túberes, crisis resistentes, autismo, angiomiolipomas (AML) y/o rabdomiomas cardíacos de mayor tamaño, lesiones cutáneas más graves y una mayor incidencia de retraso mental6
  Las mutaciones sin sentido y las deleciones genómicas de importancia son mucho más frecuentes en TSC2 que en TSC1.
Un subgrupo de grandes deleciones genómicas y reordenamientos en TSC2 puede causar
nefropatía poliquística precoz5

Siguiente: ET y Herencia

Referencias:

1. Greenspan B. Tuberous sclerosis. Medscape. http://emedicine.medscape. com/article/385549-overview. Updated May 8, 2010. 2. Napolioni V, Curatolo P. Curr Genomics. 2008;9(7)475-487.
3.
Yates JRW. Tuberous sclerosis. Eur J Hum Genet. 2006;14(10):1065-1073.
4. Curatolo P, Bombardieri R, Jozwiak S. Tuberous sclerosis. Lancet. 2008;372(9639):657-668.
5. Crino PB, Nathanson KL, Henske EP. The tuberous sclerosis complex. N Engl J Med. 2006;355(13):1345-1356.
6.
Franz DN. Tuberous sclerosis. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/1177711-overview. Accessed September 15, 2010.
7. de Vries PJ, Hunt A, Bolton PF. The psychopathologies of children and adolescents with tuberous sclerosis complex (TSC). Eur Child Adolesc Psychiatry. 2007;16(1):16-24.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X No volver a mostrar esto